A cajón y guitarra con Steven Adler

Sin comentarios Fuera del Estudio - 23/07/2015 - 7:37 PM

steven adler.jpg

"Me siento de maravilla aquí.  Han sido muchos años los que no nos hemos visto y ya se extrañaba a esta gente tan amable". Así nos recibe en el lobby del Hotel María Angola Steven Adler (50), baterista fundador de la disuelta banda Guns N' Roses.


Y es que allá por el 2007, sin mucha promoción, pisó por primera vez Lima junto a su exbanda Steven Adler's Appetite, con la que ofreció un buen concierto en el Real Plaza del Centro Cívico. 

Hoy, las cosas son algo distintas: llega con su nueva banda, llamada simplemente Adler, con un nuevo disco bajo el brazo -Back from the Dead- y, sobre todo, gritando a los cuatro vientos que lleva casi 19 meses limpio, sin consumir ningún tipo de drogas.

Su voz es algo entrecortada, no vocaliza bien -quizá una cicatriz de aquellos alocados y violentos años ochenta-, pero está bastante lúcido y disfrutando el momento. 

Cuando llegamos a su hotel no sabíamos qué esperar. Habíamos pactado una entrevista con Steven y su banda, pero decidimos llevar algunos instrumentos para hacerlos sentir relajados.

De inmediato, Steven puso sus ojos en la pandereta, los shakers y, por supuesto, el cajón peruano. "No quiero hacer el ridículo, pero lo intentaré", aclaró. Sus compañeros de banda, Jacob Bunton (voz), Lonny Paul (guitarra) y Johnny Martin (bajo) hicieron lo propio y se animaron a tocar con nuestros instrumentos uno de sus nuevos temas, Waterfall, balada con toques ochenteros bastante pegajosa.

"Para mí, Johnny y Lonny es la primera vez en Sudamérica. Describir cómo nos sentimos pasa por decir que desde que aterrizamos en el Perú la gente nos persigue como si fuéramos los Beatles. Este es un extraordinario país para rockear y les agradecemos todo esto", comentó Jacob.

Y como no podíamos irnos sin escuchar una de Guns N' Roses, Adler y compañía se mandaron con Used to Love Her, del  G N' R Lies (1988), segundo álbum de estudio de la banda "más peligrosa del mundo".

"Estoy listo para rockear en sus caras. Lo único que quiero es que canten tan alto que no se escuche lo que nosotros tocamos", finaliza. 

El concierto se llevará a cabo este 13 de julio en la discoteca Vocé de Lince. 

Escribir un comentario