Esencia vs. Vértigo

Sin comentarios De Copa en Copa - 06/07/2016 - 1:22 PM

cr7.jpg

Gales y Portugal o, mejor dicho, Bale y Cristiano, se enfrentan hoy por la Eurocopa. Hoy se enfrenta también, de algún modo, el Real Madrid contra su esencia misma, contra su nuevo vértigo. Todo lo bueno que ya ha tenido contra todo lo nuevo que aún está por tener. Esto no es un partido de entrenamiento que los enfrenta, como cuando el primer equipo se divide en dos en la pichanga que cierra la práctica, allí en Valdebebas. No. Este partido define cuál de los dos equipos pasará a la final del torneo para enfrentarse a un cuco, Francia o Alemania, que mañana deciden su destino.

Visto con frialdad, hasta ahora, Gales ha sido mucho más equipo que Portugal. Todo el mundo habló del debut de Islandia en una Eurocopa y el público les dio su amor y admiración unánimes a los "vikingos", pero el pequeño país británico tampoco había estado nunca en una Eurocopa y hoy está en Semifinales. Fue 1958, el año del debut de Pelé, la última vez que se presentaron en una justa internacional, en el Mundial de Suecia. Desde entonces, ni Ian Rush en los 80 o Ryan Giggs en los 90 o 2000 pudieron lograr lo que ha logrado Bale: clasificar, ganar y gustar. Hoy es segundo goleador de la Eurocopa, con 3 goles, solo uno detrás de Antoine Griezmann, que ocupa el primer lugar con 4. Cristiano Ronaldo tiene 2. Pero, a diferencia de Gales, que ha clasificado tras vencer, inapelablemente, a Eslovaquia, y Rusia en la primera ronda, dar cuenta de Irlanda del Norte con mucha suerte y voltearle el partido a una Bélgica que esperaba más, Portugal ha llegado raspando. Bale ha sido líder y conductor, Cristiano ha querido serlo pero no ha podido.

Portugal clasificó tercero de su grupo, por poquito. Por poquito también le ganó a Croacia en Octavos y por poquito eliminó a Polonia por penales en Cuartos.  Hoy tiene la oportunidad de repetir la gesta alcanzada en la Eurocopa del 2004, realizada en su tierra, cuando solo Grecia evitó que el título fuera suyo. En la semifinal del 2012 fue España quien lo apeó de una posible final.

El que se juega en unas horas es el partido que ya muchos definen como "el de los 200 millones" -en referencia a la suma del valor que el Real Madrid pagó por los dos cracks- a pesar de que lo de Cristiano y Bale no es un duelo de spaghetti western en el que solo estarán ambos, sus pistolas y el amanecer de un pueblo vacío, con música de Ennio Morricone como fondo.

Si nos ceñimos solo a ambos, el mejor en 5 partidos ha sido Bale. Sin embargo, su mejor socio en Gales no estará hoy: Aaron Ramsay no jugará por suspensión, así que jugadores como Andy King, Hal Robson-Kanu o Joe Allen deben multiplicar esfuerzos y darlo todo. Por su parte, Cristiano puede esperar también mucho de sus compañeros, después de todo, cuando él no ha estado fino sí lo han estado otros como Nani y un resucitado Quaresma. Además, el joven Renato Sánchez, de 18 años y recién comprado por el Bayern Munich, ha aparecido como un estupendo socio. Como vemos y, aunque muchos digan lo contrario, en el caso de ambas selecciones el colectivo ha sido más importante que la individualidad.

Este será un choque absolutamente inédito entre ambos conjuntos, pues no se enfrentan desde un amistoso jugado año 2000 y nunca lo han hecho en un partido oficial. Bale (26 años) y Cristiano (31) no solo juegan para ver qué equipo clasifica, sino para darle gusto a quienes encienden el debate de quién de los dos es mejor. Más clave Bale que el portugués en la obtención de la más reciente Champions del Madrid, eso también representa lo que el tiempo va diciendo: más pronto que tarde, Cristiano le dejará la posta a su compañero galés como líder del equipo blanco. "Bale quiere ser el mejor jugador del planeta, no ser el mejor modelo del mundo o el mejor vendedor de ropa interior", ha declarado hace poco su agente, Jonathan Barnett, como queriendo incendiar más la pradera.

A pocas horas de un encuentro decisivo, estos compañeros del Real Madrid que se tratan con mucho respeto pero que no cenan juntos ni pueden considerarse "mejores amigos", son hoy más rivales que nunca. No rivales de afiches, de cotización o de venta de camisetas, sino representantes del mejor fútbol actual. Verlos hoy será como contemplar, crispados, una de aquellas peleas de cómic en la que Superman luchaba contra el Superman bizarro.

Como bien escribe Orfeo Suárez en el diario El Mundo de España, "En Lyon se disputa, hoy, un partido trascendental, pero también se escenifica un show. Bale juega el primero; Cristiano, los dos."

Escribir un comentario