París debe ser una fiesta

Sin comentarios De Copa en Copa - 10/06/2016 - 11:58 AM

000_ARP4356490.jpg

"Si tienes la suerte de haber vivido en París cuando joven, luego París te acompañará vayas donde vayas, todo el resto de tu vida.", escribió Ernest Hemingway sobre la ciudad en la que hoy se inaugurará una Eurocopa singular. "Si tienes la suerte de haber jugado la Eurocopa de Francia cuando joven, luego te acompañará vayas donde vayas, todo el resto de tu vida.", podríamos decirle hoy a los protagonistas, parafraseando al Nobel de Literatura.

Este torneo -que, por primera vez, tendrá a 24 participantes y que se jugará en otras 9 ciudades francesas: Toulouse, Lens, Lille, Burdeos, Saint-Denis, Marsella, Lyon, Niza y Saint-Etienne- llega tras una temporada agitada, que ha visto como el Real Madrid conquistaba su décimo primera "Orejona", el Sevilla su tercera Europa League al hilo y el sorprendente Leicester ingresaba al parnaso futbolístico inglés. Estos meses también fueron los de la consolidación del Barcelona como expresión de belleza y contundencia futbolera, y del fortalecimiento del proyecto del Cholo Simeone en el Atlético, convertido ya en símbolo de sacrificio, nervio y sudor, a pesar de que ambos equipos no hayan recibido una Champions como premio. Como queda claro, la Champions es hermosa, pero no lo es todo. Porque aunque los equipos españoles hayan brillado en el panorama internacional, este año ha sido solo el preludio de lo que nos puede traer una Eurocopa sin candidato fijo. Ni siquiera el vigente campeón.

Eso, aunque en el más reciente Top Ten de la FIFA aparezcan España, Bélgica, Alemania o Inglaterra. Bélgica tiene a la generación más prometedora imaginable, desde aquella en la que Jan Ceulemans, Enzo Scifo o Jean-Marie Pfaff eran protagonistas. Nombres como Hazard, De Bruyne o Curtois aparecen como dignos herederos. En el caso de la vigente campeona, aunque mantiene a pesos pesados como Piqué, Iniesta o Silva, el cambio generacional y la configuración de un nuevo equipo titular podría afectarlos. Por su parte, Alemania, aunque podría ser la favorita como campeona del mundo, parece no convencer a muchos. Nuevamente ha sufrido las bajas de Reus y Gundogan por lesión, pero cuenta con que Müller y Göetze estén afinados. Si es así, serán demoledores. Finalmente, Inglaterra, el equipo con el menor promedio de edad del torneo, mostrará en su ataque una mezcla de juventud y experiencia: Wayne Rooney, de 30 años, y la nueva perla del Manchester United, Marcus Rashford, de 18, tratarán de darle a su país un título que hasta ahora les es esquivo, ya que solo fueron dos veces terceros.

Otro equipo con serias posibilidades -según todas las casas de apuestas, que también mencionan a Alemania o España-, es el local, Francia. A pesar de haber dejado de lado a Benzema -a causa de sus problemas judiciales aun no resueltos, por el caso de extorsión a su compañero Valbuena, tampoco incluido en la lista para el torneo-, o a Ribery, cuentan con talentos como Pogba, Griezmann o Giroud que bien podrían darle a su país un título que no ganan desde el 2000. Aunque la estadística está en su contra: sólo en tres ocasiones el país anfitrión de la fase final ganó el torneo: España en 1964, Italia en 1968 y Francia en 1984.

¿Qué otros equipos tienen posibilidades? Croacia, con Rakitic y Modric; Portugal, si la magia de Cristiano lo permite; Polonia, para demostrar que es algo más que Lewandowski; Ibrahimovic para demostrar que él solo es Suecia -en la que será, quizás, su despedida de los grandes torneos de selecciones-; Italia, para sentir que no extraña a Pirlo o Verrati; Suiza, porque es un reloj que falla poco. Por lo demás, será también interesante ver la participación de selecciones inéditas en este torneo, como Albania o Islandia, o imaginar cómo jugará la Rusia que será local en el Mundial 2018.

Aunque hasta ahora sólo hemos hablado de fútbol, debemos recordar que la Eurocopa guarda un peligro latente: la amenaza terrorista sobrevuela como un dron todas las sedes. El recuerdo de lo ocurrido en París en noviembre del año pasado es fresco y claro. Por eso, esperamos que el fútbol, ahora más que nunca, represente paz, belleza y solidaridad, antes que violencia. Hoy, la paloma de la paz tiene forma de pelota.

"París nunca volvería a ser igual, aunque seguía siendo París."
Ernest Hemingway

Escribir un comentario