Los 3 mosqueteros son 4

Sin comentarios De Copa en Copa - 02/12/2015 - 4:46 PM

tres mosqueteros.jpg(Foto: AFP)

Tras la maravillosa exhibición futbolístico-artística de la MSN del Barza esta semana, muchos ya la están llamando "la mejor delantera del mundo". Y, a día de hoy, esto es más que probablemente cierto. Con la BBC del Madrid un tanto apagada -y golpeada, tras su derrota sin atenuantes en el clásico español- no existe otro tridente capaz de competir con Neymar, Suárez y Messi juntos. Es más, según lo visto, la ausencia de Messi por lesión ayudó, indirectamente, a mejorar la cohesión entre el brasilero y el uruguayo: uno es el talento y el desequilibrio, el otro el oportunismo, la entrega, la eficacia. A ambos en estado de gracia les sumas a Messi y te sale un partido como el del 6-1 ante la Roma. Por algo tienen anotados más de 120 goles entre los tres durante este 2015. Por algo el Barça ha anotado 14 goles y recibido solo uno en sus tres últimos partidos.

Y, lo mejor de todo, es que no parecen ser simples compañeros: un video tomado en la previa al mencionado partido de Champions, instantes antes de salir al campo, muestra a los tres bromeando y riendo, como amigos palomillas que disfrutan el partido en el parque del barrio, la vida misma. Y, es muy probable también, que la disfruten siendo nominados los tres al Balón de oro, en una actualización de lo que fue la nominación de Messi, Xavi e Iniesta el 2010. 

A pesar de nuestra satisfacción como hinchas, es necesario acotar que, como sucede en la novela de Alejandro Dumas, los tres mosqueteros no son tres, sino cuatro. Porque cerca de Aramis, Porthos y Athos, siempre estaba D'Artagnan. Usando esta analogía -y a pesar de que el Andrés Iniesta más esteta haya vuelto a dejarse ver en las canchas- podemos afirmar, sin lugar a dudas, que el D'Artagnan de este Barcelona Cosecha 2015 es Sergio Busquets. Sin el  nacido en Sabadell hace 27 años, sin su habilidad para la pausa, el timing en el pase y su cálculo, la MSN no recibiría tantos balones o tendría tantos espacios. Ergo, no funcionaría igual.

Si Andrés Iniesta es el cerebro y Xavi era la clase y el espíritu -una especie de Obi Wan Kenobi del barcelonismo, ya que el mundo anda con la moda Star Wars- `Busi´ es el hombre de las misiones difíciles, un oscuro asesor en la sombra que mueve los hilos del juego. Y decimos en la sombra solo porque su juego no es vistoso como el de Messi o Neymar, a pesar de que su aparición sentó en la banca y obligó a irse al City a Yaya Touré -uno de los mejores mediocentros del mundo- y fue capaz, en solo seis años con la selección española, de convertirse en campeón de Europa y del Mundo. Como si ser hijo de un arquero -Carlos Busquets, también culé- le hubiera otorgado una dosis extra de seguridad. 

Por eso, Sergio Busquets es pieza fundamental en este Barcelona revitalizado, donde Alves ha vuelto a ser una moto -y a ser eficaz con los centros-, Alba ha recuperado su mejor forma y motivación, Mascherano heredó el ADN de Puyol, Sergi Roberto se convirtió en un comodín infalible y Rakitic es armónico compañero de contragolpes. Muchos dicen que este Barza se ha "guardiolizado". Yo creo algo distinto: que a los preceptos de Guardiola y al fútbol de toque, dominio y posición, le han agregado verticalidad, sorpresa, velocidad. No, este Barza no se ha "guardiolizado", sino que se ha "luisenriquecido". Y esa riqueza y funcionalidad puede seguirlos convirtiendo en leyendas.  

Escribir un comentario