¿El momento más grave de Mourinho?

Sin comentarios De Copa en Copa - 20/10/2015 - 12:15 PM

000_Par8305364.jpg

"Si me despiden, renunciarán al mejor técnico que han tenido", dijo José Mourinho en la rueda de prensa que ofreció tras otra derrota inapelable del Chelsea, esta vez frente al Southampton que dirige Ronald Koeman. Así que, según esa respuesta, podríamos intuir que Mourinho respondería al título de esta columna de modo ineludiblemente vallejiano: "el momento más grave de mi vida no ha llegado todavía"

El momento más grave de su vida no fue el 2000 cuando, tras la dimisión de Van Gaal del Barcelona, su contrato como asistente técnico fue rescindido.

Tampoco fue el más grave cuando, tras solo nueve partidos al frente del Benfica, fue casi obligado a dejar el equipo. Esto fue en diciembre de aquel mismo año.

No fue el más grave aquel 20 de septiembre del 2007, cuando dejó inexplicablemente al Chelsea, finalizando su primera etapa en el club. Y eso que no había perdido tantos partidos como ahora.

El más grave no sucedió en mayo del 2007 cuando, tras considerar esa temporada la peor de su carrera, abandonó la dirección técnica del Real Madrid.  En ese último período "solo" ganó una Supercopa de España.

Nunca un equipo suyo ha acabado su respectiva liga por debajo del puesto 6. Hoy, tras solo tres victorias, dos empates y cuatro partidos perdidos, el Chelsea se ubica en el puesto 12, más cerca de la baja que de la clasificación a una competición europea.

Pero lo único que atina a decir "Mou" tras las interrogantes de los periodistas por su destino es que, si lo sacan, el club perdería al mejor DT de su historia. Eso, aunque pareciera no encontrarle el truco al equipo esta temporada: no ha repetido un solo once en las ocho primeras jornadas, y solo Azpilicueta, Ivanovic, Fábregas y Hazard han jugado esos ocho primeros partidos de la Premier como titulares.

Y ya empiezan a lloverle palos:

"Su incapacidad para construir relaciones maduras con jugadores y rivales explica por qué nunca puede conseguir un éxito a largo plazo", asegura Matthew Syed, del diario británico The Times. Por su parte, el exseleccionador de Rusia, Fabio Capello, asegura que ""es un gran entrenador, pero después de un ciclo de un año y medio quema a sus jugadores".

Aunque pueden tener razón, lo cierto es que el entrenador portugués despierta pasiones encontradas: para los hinchas incondicionales del Chelsea sigue siendo "The Special One", pero alrededor del mundo abundan aquellos que prefieren verlo mal. ¿Será por su desbordante carisma?

Lo cierto es que, aunque esta fase sirva como un obligado "baño de humildad" no es el único gran equipo que la está pasando mal en el inicio de temporada: Brendan Rodgers tuvo que dejar el Liverpool tras algunos malos resultados, y el Barcelona de Luis Enrique ha comenzado flojeando tanto en Liga como en Champions, pues en dos jornadas de este torneo empató con la Roma y salvó el partido ante el Leverkusen en los últimos minutos. La clave, en todos los casos, es la debilidad de la defensa.

Así que Mourinho no llora solo.

Incluso, hay quienes lo defienden, aunque se trate de un jugador que hoy es suplente, Radamel Falcao: "Mourinho es un gran entrenador. Ambicioso y ganador, con una gran capacidad para entrenar a los futbolistas". ¿Querrá ganarse el puesto pasándole franela a su técnico?

Hoy el Chelsea juega contra el Dínamo Kiev. Tendremos oportunidad de saber si el momento más grave de Mourinho, realmente, no ha llegado todavía.

Escribir un comentario