El Robo Perfecto

Sin comentarios Cinéfilo de Martes - 20/03/2018 - 11:40 AM

DOT1.jpg

Fuego Contra Fuego (1995) es un clásico moderno del cine policial. Además de ser la primera vez en la que dos monstruos de la actuación como Al Pacino y Robert De Niro compartían una escena juntos, el film de Michael Mann tomó los ya manoseados elementos del género y les dio un nuevo aire, convirtiendo una típica historia de policías y ladrones en una épica de largo aliento donde el ladrón y el agente de la ley encontraban un lugar común al darse cuenta de que no eran tan distintos.

FGF ha sido una gran influencia en el cine policial desde entonces; basta con ver El Robo Perfecto, debut en la dirección del guionista Christian Gudegast, que dependiendo de cómo se vea, puede ser un homenaje o un plagio, aunque la película tiene suficiente personalidad propia como para no ser un simple calco.

DOT2.jpg

La trama es básicamente la misma: un grupo de rudos policías liderados por el escocés Gerard Butler  - en el mejor papel que le ha tocado en años, divirtiéndose como nunca ladrando amenazas, actuando como un patán e intimidando a quien se le cruce - se enfrenta a una banda de experimentados ladrones durante un complicado y al parecer imposible golpe a la Reserva Federal de Los Ángeles. Esto da inicio a un juego del gato y el ratón a través de las calles de una ciudad que parece estar compuesta casi en su totalidad por asfalto y autopistas - la Ciudad de Ángeles definitivamente no tiene el mismo atractivo visual de Nueva York, por dar un ejemplo.

Todo aquí ha sido visto antes: los policías de métodos dudosos que más se asemejan a delincuentes con placa (reforzando el concepto de que ambos son caras de la misma moneda), el personaje de Butler descuidando a su familia, o el criminal inocente atrapado entre ambos bandos. Este último está interpretado por O'Shea Jackson Jr., hijo (y clon) del rapero Ice Cube, que muestra suficiente aptitud actoral como para desearle una larga carrera y además deja en alto los nombres de los raperos que quieren actuar, a diferencia de Curtis "50 Cent" Jackson, que aquí parece no cambiar de expresión durante más de dos horas.

DOT3.jpg

Hay una regla no escrita que dice que hasta las historias más genéricas pueden funcionar si los elementos son bien utilizados. Gudegast no le da a la historia mucha originalidad, salvo un impensado giro diseñado para distraernos mientras el director ejecuta su propio plan; pero lo que sí logra es darle mucha actitud y energía, atrapando con la ejecución de un elaborado plan para llevar a cabo el robo y con una serie de balaceras donde los proyectiles hacen zumbar los oídos, otra herencia del filme de Mann y su recordada batalla campal en plena calle.

El Robo Perfecto toma referencias no sólo de Fuego Contra Fuego sino de buena parte de los policiales hechos en los últimos años. No es nada original, pero está bien ejecutada y para los que disfrutan de este género, cumple con las expectativas.

El Robo Perfecto se encuentra en cartelera.

Escribir un comentario