Wik: Juventud a la Deriva

Sin comentarios Cinéfilo de Martes - 25/04/2017 - 3:46 PM

wik1.jpg

Wik, debut en el largometraje de Rodrigo Moreno del Valle, es una película sin rumbo. Pero esto no es un defecto; es parte íntegra de esta particular propuesta de cine nacional independiente.

Los protagonistas son tres jóvenes - Pedro Pablo Corpancho, Piera del Campo y Jean Phil Arrieta - y la semana a todas luces insignificante que viven durante un verano en Lima, siete días sin nada en especial, marcados por la modorra, el buscar algo que hacer, el ganar un poco de dinero para romper con la rutina en una ciudad fantasma donde no hay mucho que hacer más allá de tal vez salir a comer o tomarse unos tragos.

wik2.jpg

Wik captura a la perfección ese período entre la juventud y la adultez, la etapa en la que uno no sabe qué hacer con su vida, no tiene un norte definido y empieza a perder la noción de los días entre la inoperancia y el aburrimiento, sintiendo que el tiempo se detiene ("Parece domingo" se ha convertido en la mejor manera de describir aquellos momentos donde no está pasando nada). Tal vez lo que más sorprenda de esta película es que, contrario a lo que podría parecer, no es sólo una excusa para ver a unos amigos pasando el rato al mejor estilo de un video casero, aún si la trama presente no es más que un momentáneo  - y a la larga, inútil - escape de la eterna rutina.

wik3.jpg

Wik logra captar este limbo valiéndose de tres actores, unas cuantas locaciones, una cámara y un poco de improvisación, echando por tierra la idea de que para hacer cine peruano interesante, es necesario un enorme presupuesto y caras conocidas. Es una película que no es ni comedia juvenil (pasa de largo del humor cochino propio del género) ni tampoco un drama (cualquier situación dramática es mínima). Es, ni más ni menos, una típica semana en la vida de unos jóvenes sin mucho que hacer, presas del estancamiento. Para algunos, resultará tan inconsecuente e inerte como sus protagonistas, pero esto es tal vez su mayor virtud.

Y es que Moreno del Valle no ha querido impartir un gran mensaje, ni aleccionar acerca de alguna realidad social o política, ni llegar a un público masivo. Es tan sólo un reflejo de una etapa, una película dirigida casi exclusivamente a esa generación "en tránsito" que aún no se encuentra y que podrían encontrar aquí una voz que les hable en su idioma, algo que el cine nacional pocas veces hace. Detrás de su aparente ligereza, Wik bien podría tener algo que decir, pero es un mensaje hecho para un público específico.

 

Wik se exhibe en Cineplanet Risso, Cineplanet San Miguel, en el Centro Cultural PUCP, en Cine Médium en Casa Bagre (Cercado de Lima), en Espacio Plataforma (Los Olivos) y en la Sala Armando Robles Godoy del Ministerio de Cultura.

Escribir un comentario