Luz de Luna, una experiencia universal

Sin comentarios Cinéfilo de Martes - 07/02/2017 - 12:04 PM

1moon.jpg

Luz de Luna, de Barry Jenkins, es la historia de Chiron, un joven afroamericano en Miami. La película relata su madurez como persona y el descubrimiento de su identidad sexual a lo largo de tres etapas claves en su vida: la infancia, creciendo entre las drogas y el abandono; la adolescencia, con una amistad significativa que trazará su destino; y la adultez, convertido en un hombre. A pesar de lo específica que pueda parecer su historia - tratando sobre las vivencias de la comunidad afroamericana - este es un filme universal, de emociones identificables para cualquiera.

Todos somos producto de nuestro entorno: hay experiencias en nuestra formación que son claves y que nos marcan por el resto de la vida y por más que uno cambie por fuera, siempre será la misma persona. Chiron podrá transformarse de un adolescente víctima del bullying a un intimidante mastodonte, pero en el fondo seguirá siendo la misma persona sensible y vulnerable que no sabe cómo expresar sus emociones. Su relación con Juan, un dealer local (Mahershala Ali, un sólido actor que últimamente aparece en todos lados, comunica mucho en poco tiempo y sin necesidad de histrionismo teatral; bien merecida su nominación al Oscar) lo marcará por siempre, para bien o para mal, al ser la única figura paterna con la que cuenta.

2moon.jpg

Esta película toca temas serios: el sentimiento de no pertenecer, la adicción a las drogas, las dificultades de crecer en un hogar sin amor, uno que la madre de Chiron (notable Naomie Harris) es incapaz de dar. Bien pudo haberse convertido en un melodrama que saca provecho de la miseria humana, pero es todo lo contrario; se nota ha sido hecha por alguien que ha vivido (y ha sufrido) de cerca la misma realidad. Jenkins es muy respetuoso con su temática, no cae en excesos y lejos de regodearse en la tristeza, nos deja con esperanzas de un mejor futuro para su protagonista y su entorno.

3moon.png

Luz de Luna es sutil, muy sutil en lo que quiere comunicar; una película donde lo que no se dice cala más hondo que mil palabras. Un filme de pequeños momentos que juntos, conforman una mirada honesta sobre las dificultades de crecer, encontrarse a uno mismo y ser tu propia persona. No son hitos exclusivos de los afroamericanos sino de todos y es ahí donde nace la efectividad de este modesto aunque afectivo drama. A primera vista podría parecer la típica película hecha para ganar premios, pero resulta una gratificante experiencia que tiene mucho que decir sobre la vida misma.

Luz de Luna se estrena el jueves 9 de febrero.

Escribir un comentario