Conciencia Sucia

Sin comentarios Cinéfilo de Martes - 06/12/2016 - 10:30 AM

CS1.jpg

Las películas de acción son una rareza en el cine peruano. Salvo filmes como El Último Guerrero Chanka (2011) de Víctor Zarabia o, retrocediendo aún más, La Gran Sangre (2007) de Jorge Carmona, el género de la adrenalina no ha sido bien aprovechado. Conciencia Sucia (2016), del debutante Leonard Ich, excampeón nacional del arte marcial Wushu, busca cambiar eso; se trata de un film de artes marciales puro y duro, un buen ejemplo de lo que se puede lograr si se sabe utilizar bien las convenciones del género.

Es la historia de Gutiérrez (Ludwig Infante) y Santos (el propio Ich), dos jóvenes policías reclutados para formar parte de un escuadrón especial liderado por el Comandante Mao (Álex León, ex seleccionado nacional de kung fu y co-autor del guión), oficial sin escrúpulos que los hará caer en un círculo de corrupción. Los relatos de oficiales moralmente intachables tentados por el lado oscuro son típicos del género policial (y esta no va a reinventar el concepto), pero siempre representan conflictos interesantes.

CS2.jpg

Se trata de un film con obvias deficiencias. Su limitado presupuesto es a veces muy aparente y claramente, la mayoría de actores no son profesionales (aunque León se divierte como nunca haciendo de un villano que se siente intocable); pero Ich se esfuerza en sacar provecho de pocos recursos y junto a su equipo, se lucen dónde deben: en las peleas, que son al final, la razón principal por la que uno ve este tipo de películas.

Hábilmente coreografiados, estos combates no utilizan dobles; cuando Ich, Infante y León y los demás se enfrentan a puño limpio, están golpeándose de verdad, repartiendo puñetazos y patadas con destreza. Esto hace que sintamos cada golpe junto con los exhaustos combatientes, dándole a todo una crudeza y realismo propios de una buena cinta policial. Esta es, qué duda cabe, una de las películas más violentas que se hayan visto en el cine peruano, lo cual no es un punto en contra; las cintas de acción extrema son una veta que no ha sido explotada aún en nuestro país y Conciencia Sucia es un buen lugar para empezar, especialmente para los que disfrutan de este género.

CS3.jpg

Ich y su equipo forman parte de Armacon Perú, un colectivo de dobles de acción. Esta película es su carta de presentación y les augura un buen futuro, ya sea realizando sus propios filmes o encargándose de las coreografías en otros proyectos; el potencial está a la vista.

Conciencia Sucia se apega fielmente al género de las artes marciales que han popularizado intérpretes como Jet Li o Jackie Chan; incluso los bloopers durante los créditos que popularizó este último están presentes. Es sólo durante un desenlace que puede causar más de una rascada de cabeza que la película se sale un poco del libreto, lo que resulta innecesario; es nada más y nada menos que brutal cinta de artes marciales que, al estar hecha con esfuerzo y utilizando bien sus elementos de género, logra superar sus defectos. Ich, León y su equipo tienen talento y ganas de hacer algo nuevo en el cine nacional; lo visto aquí es suficiente para esperar su próximo proyecto con expectativa.

 

Conciencia Sucia se encuentra actualmente en cartelera.

 

Escribir un comentario