Estación Zombie

Sin comentarios Cinéfilo de Martes - 29/11/2016 - 12:34 PM

busan1.jpg

Cuando filmó La Noche de los Muertos Vivientes en 1968, el director George A. Romero no tenía manera de imaginarse lo que ocasionaría. Una modesta película de bajo presupuesto, en blanco y negro, sobre un grupo de personas intentando sobrevivir frente a una invasión zombie, que dio pie a todo un subgénero de terror que, por naturaleza, no buscaba ser masivo sino que disfrutado sólo por cierto tipo de público.

Muchas de las convenciones asociadas al género de los zombies nacieron de esta serie, un ícono del cine independiente norteamericano que mezclaba el gore con la crítica social. Años más tarde, los muertos vivientes han entrado de lleno al mainstream; desde juegos como Plantas vs Zombies hasta el filme infantil Paranorman, son ahora monstruos adorables que pueden disfrutar toda la familia. El hecho de que devoren cerebros humanos al parecer ya no importa mucho.

Por ello, resulta cada vez más difícil tomarse una de estas películas en serio y el género debe esforzarse para innovar dentro de un concepto que puede resultar repetitivo. Incluso la exitosa serie The Walking Dead, una de las principales responsables de la popularidad de los zombies, a ratos no encuentra mucho que decir más allá de matar a sus personajes de la manera más chocante posible. Los zombies ya no causan terror y por ello se ha vuelto cosa común encontrarlos en cintas de acción o incluso en comedias juveniles, entre otras variantes.

busan2.jpg

Ahora, desde Corea del Sur, llega Estación Zombie para devolverle algo de respetabilidad al manoseado género; esta película funciona precisamente porque se toma completamente en serio, evitando el humor absurdo o el carácter autoreferencial de muchas otras cintas de zombies actuales. Se trata de una historia de supervivencia a bordo de un tren camino a la ciudad de Busan, con un padre divorciado y su pequeña hija enfrentando un brote de muertos vivientes junto a los demás pasajeros.

Como en las mejores películas de zombies, aquí hay un poco de crítica hacia la naturaleza humana, incapaz de mostrar solidaridad frente a una emergencia. En vez de eso, las personas se dividen en grupos, primando las clases sociales, todos divididos en diferentes vagones. La idea de que el ser humano es el peor enemigo de sí mismo  en el apocalipsis es bastante común dentro del género y Estación Zombie no es la excepción.

busan3.jpg

El director Yeon Sang-ho toma los típicos elementos del cine de zombies y entrega una cinta de acción intensa donde la tensión y el suspenso nunca decaen; pero el corazón de la cinta está en el padre ausente que aprende a acercarse a su hija por primera vez, un drama familiar que se siente real a pesar de las extraordinarias circunstancias.

Si bien cae en el melodrama típico de una telenovela coreana, Estación Zombie es tal vez una de las mejores cintas dentro de su género que se ha visto en los últimos años, regresando a los muertos vivientes a sus raíces y demostrando que aún pueden dar sorpresas.  Escondido detrás de su génerica y nada auspiciosa traducción al español, está uno de los mejores estrenos del año.

 

Estación Zombie se encuentra actualmente en cartelera.

Escribir un comentario