El Abrazo de la Serpiente: En el Corazón de la Selva

Sin comentarios Cinéfilo de Martes - 15/11/2016 - 10:30 AM

abrazo1.jpg

En 1909, a principios del siglo pasado, Theo von Martius, un explorador alemán, viaja por la Amazonía en busca de una sagrada planta llamada yakruna, que cree puede curarlo de una grave enfermedad; lo acompaña Karamakate, un chamán de la zona y único sobreviviente de su tribu. Más de 30 años después, Evan, un botánico norteamericano, aparece buscando la mítica planta y tiene como guía a un ya anciano Karamakate. 

El Abrazo de la Serpiente, del colombiano Ciro Guerra, nos lleva a un viaje a través de la selva virgen, recordando así al novelista británico Joseph Conrad y su Corazón de las Tinieblas, historia de aventuras ambientada en el Congo y que luego fuera llevada al cine en Apocalipsis Ahora de Coppola, trasladando la acción a Vietnam y con Marlon Brando como un militar transformado (y trastornado) luego de convivir con la naturaleza.

abrazo2.jpg

De la misma manera, este es un viaje hacia lo desconocido, que en sus dos relatos paralelos realiza un contraste entre dos formas de pensar y vivir muy distintas. Por un lado, los nativos representados por Karamakate, tradicionales en sus creencias espirituales y su cultura de comunión con la naturaleza; y por el otro, ideas occidentales de progreso y cambios. Mientras hombres como von Martius o Evan intentan tender puentes entre ambos universos, la naciente industria del caucho, aquí un enemigo invisible pero de amenaza constante, está quitándoles a los nativos su cultura y obligándolos a adoptar estilos de vida ajenos. Resulta difícil que dos mundos tan diferentes coexistan y lleguen a un total entendimiento, aún con 30 años de diferencia.

No es difícil comparar esta historia con la situación de muchas etnias originarias a nivel mundial que hoy están a punto de desaparecer, o han sido marginadas dentro de su propio país. Ciro Guerra claramente aboga por la conservación de las tradiciones y por un mayor respeto hacia la naturaleza, libre de cualquier influencia externa, incluyendo la religión. Por muchos años, el cristianismo se consideró un medio para "civilizar" a los pueblos nativos pero aquí se muestra atrapado dentro de sus propias contradicciones, llevando a una situación no de entendimiento sino de total confusión; Karamakate y sus acompañantes visitan a la llamada representante de la Iglesia en estos parajes dos veces, sólo para encontrarse con una situación más cercana a la perdición y a lo grotesco.

abrazo3.jpg

El Abrazo de la Serpiente es mucho más que un simple filme de aventuras, aún si resulta inevitable compararlo a otras obras como Aguirre, La Ira de Dios o Fitzcarraldo de Werner Herzog, quien prácticamente dio cátedra sobre como retratar el enfrentamiento entre el hombre y la naturaleza. Esto es un viaje interno y mucho más lirico, que invita a la contemplación y la reflexión. Por lo mismo, no es una película ligera, sino una que exige bastante del espectador promedio. No es para todos los gustos, pero resulta una alternativa diferente a lo que nos suele proporcionar nuestra a veces limitada cartelera local.

 

El Abrazo de la Serpiente se estrena el jueves 17 de noviembre.

 

Escribir un comentario