Mi Amigo el Dragón: Fantasía Para Toda la Familia

Sin comentarios Cinéfilo de Martes - 11/10/2016 - 8:30 PM

dragon1.jpeg

El público que va al cine hoy en día se ha vuelto en su mayoría cínico. Los héroes ya no son los tipos de moral intachable y buen corazón; ahora son antihéroes con pasados oscuros y métodos cuestionables. No le creemos del todo a las historias de amor con finales felices; uno no puede evitar pensar que esos dos amantes que terminaron la película abrazados probablemente no sean compatibles y toda la relación se caerá como casa de naipes en cuestión de meses.

Resulta cada vez más difícil dejarse sorprender, dejarse llevar por la fantasía. Pero una película tan inocente como Mi Amigo el Dragón de David Lowery es la excepción a la regla. Se trata de un film tan bien intencionado y sincero que puede arrancarles una sonrisa a los cínicos más amargados.

dragon2.jpg

Es un remake de una cinta de Disney de 1977 que mezclaba a actores de carne y hueso con un dragón animado, al estilo Roger Rabbit; un musical que según los entendidos no ha envejecido del todo bien. Esta nueva versión desecha las canciones para algo mucho más íntimo y humano. Es la historia de Pete (el debutante Oakes Fegley), un niño huérfano que vive en el bosque junto a Eliot, el dragón del título, hasta que es encontrado por una familia humana y debe decidir si permanecer junto a la criatura o volver a la civilización.

Estamos ante un film que resalta la importancia de la amistad y la familia, que toca temas serios sin subestimar la inteligencia de los espectadores más pequeños y sin aburrir a los padres que los acompañarán al cine. El presentar una historia de forma realista y sin convertirla en un chiste - el dragón Eliot no es un cómico que hace referencias a cultura pop, como podría esperarse, sino inocente como la película misma - hace de este un verdadero filme para todas las edades, sin ninguna mala intención.

dragon3.jpeg

Debido a su sencillez, Mi Amigo el Dragón logra captar esa fantasía y capacidad de asombro que es cada vez más difícil de sentir; ayuda bastante el que los actores adultos crean en esta historia sobre la amistad entre un niño y su dragón. Bryce Dallas Howard, Wes Bentley, Karl Urban y especialmente Robert Redford - el veterano actor está excelente como el abuelo amable que a todos nos gustaría tener - se toman la película y sus personajes en serio, sabiendo cuando darle a los protagonistas su momento y eso hace de este cuento fantástico mucho más creíble.

Salvo algunas excepciones, el cine infantil suele ser simplón, dependiendo de colores brillantes y humor chirriante para mantener a los más pequeños ocupados un par de horas. Mi Amigo el Dragón es mucho más que eso, una película para todas las edades que encantará a los niños y recordará a los adultos aquellas épocas donde la fantasía los atrapaba. Películas tan honestas y hechas con el corazón, de tan buenos sentimientos, son difíciles de encontrar en estos tiempos tan cínicos; sólo por eso, debe atesorarse.

 

Mi Amigo el Dragón se encuentra actualmente en cartelera.

 

 

Escribir un comentario