Los Siete Magníficos cabalgan de nuevo

Sin comentarios Cinéfilo de Martes - 27/09/2016 - 10:30 AM

Mag7.1.jpg

Hay que aceptarlo: los remakes nunca se van a acabar. No hay película de antaño que Hollywood no quiera rehacer para las nuevas generaciones, o para llamar más la atención en taquilla. A veces, pueden mejorar filmes que se ven anticuados; pero la mayoría de las veces, son completamente innecesarios. Los Siete Magníficos, western de Antoine Fuqua, puede resultar superfluo pero tampoco es una falta de respeto hacia un clásico apreciado por muchos.

En la cinta original de 1960, el director John Sturges reunió a un grupo de tipos duros de aquel entonces: el serio Yul Brynner, el rey del cool Steve McQueen y el rudo Charles Bronson, entre otros, como el grupo de vaqueros del título que defiende a un pueblito mexicano de malhechores. También era muestra que la predilección de la meca del cine por los remakes no es cosa reciente, ya que era una nueva versión de Los Siete Samurais del japonés Akira Kurosawa. Tiene fallas (es de esperarse de una película hecha hace más de 50 años), pero el carisma y presencia de actores como McQueen o Brynner hicieron que hasta hoy se considere un clásico.

Mag7.2.jpg

A esta nueva versión tampoco le falta testosterona. Fuqua ha reunido un variopinto grupo de forajidos y, en acorde con nuestros días, más étnicamente diverso: un cazarrecompensas (Denzel Washington, reunido con el director de nuevo tras Día de Entrenamiento), un jugador/humorista (Chris Pratt), un ex soldado que sufre de traumas (Ethan Hawke, visiblemente mayor desde los días en los que Washington lo dominaba en el mencionado policial); un asesino (la estrella coreana Byung Hun-lee), un fugitivo de la ley (el mexicano Manuel García-Rulfo); un indio Comanche (Martin Sensmeier, perteneciente a la tribu Tinglit en Alaska); y un montañés (Vincent D'Onofrio imitando al Gallo Claudio). Trasladando la historia a un pueblo del Viejo Oeste, esta se mantiene prácticamente igual, pero con algunos toques modernos; por ejemplo, la única mujer protagonista, una viuda interpretada por Haley Bennett, no es una damisela en peligro sino que no tiene problemas en empuñar armas junto a los héroes.

El western es un género con arquetipos y elementos bien definidos; esta familiaridad es parte de su encanto, pero también hace difícil darle toques de originalidad. Hay ciertas cosas que se esperan del género y este caso no es la excepción - por supuesto, el villano de turno tenía que ser un lugarteniente corrupto y codicioso - y cualquiera que haya visto una coboyada en su vida sufrirá de deja vu cuando algunas escenas recuerden a filmes como Django sin Cadenas de Tarantino, por mencionar uno.

Mag7.3.jpg

Fuqua, sin embargo, entrega una correcta película de acción que en su último tramo, cuando los Siete se enfrentan a un ejército ayudados por los lugareños, logra divertir a lo grande; es un western tradicional convertido en espectáculo. Aun así, es la camaradería entre sus héroes lo que logra destacar; no es descabellado preferir el sólo verlos conversando entre ellos, tomando tragos y haciendo chistes, en vez de estar disparando a todo lo que se mueve.

Hoy en día resulta tan raro ver películas de cowboys en los cines - mucho más cuando se trata de superproducciones de alto presupuesto - que las que sí se realizan resultan imperdibles para todos a los que les gustaría ver al género recapturar los niveles de popularidad que tenía en los 60s y 70s. La nueva versión de Los Siete Magníficos no resulta muy distinta a otras en su género, pero logra entretener sin complicaciones con un relato típico de un western.

 

Los Siete Magníficos se encuentra actualmente en cartelera.

Escribir un comentario