Alimentación contra la depresión

Sin comentarios Buen bocado - 02/10/2019 - 5:42 PM

depre.jpg

Definitivamente existe un fuerte vínculo entre los alimentos y las emociones. El estado de ánimo puede hacer que uno coma de más, o por el contrario, que prácticamente no ingiera alimento alguno.

Cuando una persona sigue tratamiento para la depresión, generalmente el médico y psicólogo se enfocan en las medicaciones y técnicas de relajación para reducir los síntomas y cambiar los patrones de pensamiento; sin embargo no siempre ponen énfasis en la alimentación como herramienta para mejorar el estado de ánimo.

Diversos estudios han demostrado que existe un fuerte vínculo entre el tipo de alimentos que uno consume y el riesgo de sufrir depresión. Si bien no se ha identificado un tipo de dieta específica que controle la depresión, existen ciertos alimentos y nutrientes que pueden mejorar el estado de ánimo y la reducción de síntomas.

- Antioxidantes: las personas que sufren de ansiedad y depresión tienen un mayor riesgo de sufrir problemas relacionados con los radicales libres, que destruyen las células sanas y pueden provocar envejecimiento y enfermedades degenerativas. Para contrarrestar sus efectos, se recomienda consumir alimentos ricos en antioxidantes, como beta caroteno (frutas y verduras rojas, verdes, anaranjadas), vitamina C (cítricos, arándanos, pimiento, kiwi, etc.), vitamina E (semillas, aceites vegetales, germen de trigo).

- Carbohidratos complejos: los carbohidratos están ligados con la producción de un químico del cerebro que produce bienestar, llamado serotonina. Se recomienda consumir harinas integrales y sus derivados, y evitar alimentos azucarados y altamente procesados. Las frutas y verduras también representan una buena fuente de carbohidratos complejos.

- Triptofano: es un aminoácido necesario para la producción de serotonina. Generalmente se encuentra en alimentos con proteína animal, como atún, salmón, pollo, pavo, huevos, queso.

- Vitaminas del complejo B: ayudan a mejorar el estado de ánimo y se encuentran en leguminosas, semillas, nueces, vegetales de hoja verde. En el caso de la vitamina B12, las fuentes suelen ser de origen animal: pescado, huevo, leche, carne de res, pollo, entre otros.

- Omega 3: ciertos estudios han mostrado que personas con bajo consumo de este ácido graso tienden a sufrir de depresión. Sus fuentes son: pescados grasos (anchoas, salmón, sardinas, atún), linaza, aceite de canola y soya, nueces, vegetales de hojas verdes.

- Magnesio: Diversas investigaciones científicas han concluido que muchas personas que sufren de depresión también tienen deficiencia de magnesio. Por esta razón, el consumo de suplementos de dicho mineral ha sido efectivo para tratar la depresión, incluso dando los mismos resultados que medicamentos anti-depresivos. Aun se requieren más investigaciones para determinar si los suplementos de magnesio son igualmente efectivos para tratar la depresión en personas que no tienen deficiencia de este nutriente. El magnesio se puede encontrar tanto en alimentos como en suplementos. Algunos ejemplos son: semillas de girasol, espinaca, frijoles negros, almendras, cashews, palta, salmón, quinua, entre otros.

Hay que tener en cuenta que el término "salud" no solo se refiere a la ausencia de enfermedad, sino más bien, al bienestar físico y mental. Por lo tanto, si uno sufre de algún problema emocional, siempre es recomendable acudir a un psicólogo, además de seguir una alimentación balanceada, y realizar actividad física con frecuencia.

Escribir un comentario