Gaseosas dietéticas: peligros de su consumo

Sin comentarios Buen bocado - 14/08/2019 - 12:53 PM

g2a3s4e5o6s7a.jpg

Sin duda las gaseosas dietéticas son una tentación para muchos; no solo por su agradable y refrescante sabor, sino que además no aportan calorías, lo cual permite que uno se pueda dar el gusto sin subir de peso. Sin embargo, un consumo excesivo podría tener efectos adversos en la salud, principalmente por sus ingredientes, que al no ser naturales, nos pueden perjudicar a largo plazo.

Además del agua carbonatada, las gaseosas contienen ácido fosfórico, un ingrediente que disminuye los niveles de calcio y aumenta los niveles de fosfato en la sangre, con lo cual se incrementa el riesgo de desarrollar osteoporosis y cálculos en el riñón.

Otros ingredientes característicos son los colorantes y saborizantes, cuyo consumo puede causar diversas reacciones alérgicas e hiperactividad.

Pero lo que diferencia a una gaseosa dietética de una convencional, es la adición de endulzantes artificiales libres de calorías, entre ellos los más comunes son: aspartame, sacarina, sucralosa, acesulfame K.   

Se ha demostrado que el consumo excesivo de gaseosas dietéticas puede provocar diversos problemas de salud.

Aunque para muchos pueda sonar contradictorio, las gaseosas dietéticas pueden aumentar el riesgo de padecer obesidad y síndrome metabólico.  Múltiples estudios científicos sugieren que el consumo de edulcorantes artificiales puede alterar la respuesta de los receptores del sabor dulce en el cerebro, así como estimular las hormonas que producen apetito. Esto quiere decir que su consumo podría conllevar a ingerir alimentos altamente calóricos, con lo cual se genera un aumento de peso y sus consecuencias, como el síndrome metabólico.

Las investigaciones también han demostrado una relación entre las bebidas dietéticas y los accidentes cerebrovasculares, la demencia, y la diabetes tipo 2, aunque aún hace falta tener certeza sobre los mecanismos que provocan dichas enfermedades por consumir estas bebidas.

Además, un reciente estudio realizado por la American Heart Association y la American Stroke Association, ha demostrado que beber dos o más bebidas endulzadas artificialmente al día está relacionado con un mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares causados ​​por coágulos, ataques cardíacos y muerte prematura en mujeres mayores de 50 años.  

Lo cierto es que las gaseosas en general, sean o no dietéticas, no aportan ningún beneficio nutricional para nuestro cuerpo. Lo importante si uno va a consumirlas es hacerlo con moderación. Al ser productos químicos, su consumo frecuente sin duda puede perjudicar la salud a futuro. Lo recomendable es beber agua pura, refrescos naturales sin azúcar, jugos de frutas naturales, infusiones, etc.  Hay que tener en cuenta que los padres juegan un rol importante en el ejemplo que les dan a sus hijos. Esto quiere decir que si consumen gaseosas con frecuencia, los hijos van a adoptar este mal hábito de alimentación, perjudicando su salud a largo plazo.

 

Escribir un comentario