Obesidad y problemas para dormir

Sin comentarios Buen bocado - 20/03/2019 - 6:36 PM

obe345sidad45.jpg

El exceso de grasa en el organismo no solo trae consigo un sin número de consecuencias para la salud; sino que además provoca diversos problemas relacionados con el sueño.

Un ejemplo es la apnea obstructiva del sueño. Esta condición ocurre cuando las vías respiratorias se bloquean durante el sueño, lo que provoca ronquidos y respiración interrumpida, y por lo tanto, hace que uno se despierte varias veces. En consecuencia, las personas que sufren de apnea suelen tener somnolencia durante el día, dolor de garganta y boca seca, dolor de cabeza, cambios de humor, entre otros. Pero además, el riesgo de sufrir hipertensión arterial, accidentes cerebro vasculares, y problemas cardiacos se ve aumentado.

Lo que ocurre es que durante la apnea obstructiva del sueño ocurren disminuciones repentinas de oxígeno en la sangre, lo cual hace que la presión sanguínea aumente, y que el ritmo cardíaco no sea constante (arritmias). Por lo tanto, se incrementa el riesgo de sufrir alguna enfermedad del corazón.

Si bien las causas de la apnea del sueño son diversas, entre ellas: congestión nasal crónica, fumar, estrechez de las vías respiratorias, entre otras, el exceso de peso constituye una de las principales razones para sufrir de dicho trastorno. En efecto, alrededor de un 50% de personas que tienen obesidad sufren de apnea del sueño.

Siempre es recomendable acudir a un médico para determinar sus causas y tratarlas. Si el exceso de grasa en el cuerpo es una de ellas, es importante bajar de peso. Esto ayuda a reducir el estrechamiento de las vías respiratorias, y por lo tanto los síntomas del mencionado trastorno del sueño disminuyen.

Además, es indispensable realizar ejercicios, pues además de contribuir con la pérdida de peso, ayudan a mejorar la calidad del sueño. Se recomienda hacer un mínimo de 150 minutos de actividad física a la semana, que incluya ejercicios aérobicos y de fuerza.

Se sugiere también evitar el alcohol, pues además de tener un elevado contenido calórico que genera aumento de peso, su consumo empeora los síntomas de la apnea del sueño.

Por último, y para lograr un peso adecuado, es necesario seguir una dieta variada y balanceada que incluya todos los tipos de alimentos en las cantidades apropiadas según las necesidades fisiológicas de cada persona.

Mantener un peso saludable no solo mejora la calidad del sueño, sino que además evita la aparición de diversas enfermedades crónicas y degenerativas, tanto a corto como a largo plazo.

Escribir un comentario