Ajo, un alimento medicinal

Sin comentarios Buen bocado - 13/02/2019 - 1:37 PM

aj2222o.jpg

De tamaño pequeño, pero de sabor intenso, el ajo no solo sirve para condimentar las comidas, sino que además, su consumo aporta numerosos beneficios para la salud.

El ajo tiene muy pocas calorías, y contiene vitamina C, vitamina B6, manganeso y fibra. También posee compuestos sulfurados, que además de ser responsables del olor y sabor característicos, se les atribuye propiedades medicinales.

Diversos estudios han demostrado que el consumo de ajo es capaz de reducir la frecuencia y duración de los síntomas de la gripe.

De igual manera, los compuestos presentes en el ajo pueden reducir la presión arterial en personas con hipertensión. Estudios científicos han concluido que los suplementos de ajo podrían llegar a ser incluso igual de efectivos que las medicaciones para disminuir la presión. Asimismo, el ajo es capaz de prevenir enfermedades al corazón, pues además del mencionado efecto, también reduce los niveles de LDL en la sangre ("colesterol malo"), particularmente en aquellas personas que lo tienen por encima de los rangos normales.

Por su parte, los suplementos de ajo también se han visto efectivos en reducir los daños causados por los radicales libres, entre ellos envejecimiento y enfermedades degenerativas. Esto se le atribuye a su gran capacidad antioxidante. Por esta misma razón, su consumo se ha vinculado también con la reducción del riesgo de sufrir Alzheimer y demencia.

Aunque aún falta mayor evidencia científica en este aspecto, el ajo también ha sido relacionado con un mejoramiento en la performance de atletas.

Por si fuera poco, el ajo además es beneficioso para la salud de los huesos y articulaciones, y su consumo podría prevenir la osteoartritis.

Sin duda el ajo es un súper alimento. Y además de sus innumerables beneficios, es muy versátil y fácil de conseguir.

Al consumir ajo o suplementos del mismo, hay que tener ciertos puntos en cuenta. Consumirlo crudo puede producir mal aliento, acidez estomacal, gases, náuseas o diarrea en personas que sufren de problemas digestivos. Asimismo, no es recomendable su consumo en personas que tienen problemas de sangrado o que toman medicamentos anticoagulantes. Por la misma razón, es recomendable que las personas que se van a someter a cirugía no lo consuman. El ajo también tiene la propiedad de disminuir los niveles de azúcar en la sangre; por lo tanto las personas diabéticas deben tener especial cuidado con su consumo para que la glucosa no disminuya bruscamente.  Por último, hay diversas medicaciones que interaccionan con el ajo; en esos casos, es recomendable consultar antes con un médico o nutricionista.

 

Escribir un comentario