La mentalidad del "plato vacío"

Sin comentarios Buen bocado - 09/01/2019 - 2:06 PM

cuchara.jpg

Una vez escuché a una señora decir algo que consideré gracioso en el momento, pero que luego al  analizarlo, me di cuenta que tenía un trasfondo psicológico: "Yo engordo de pena...de pena a botar la comida que dejan mis nietos en sus platos".

Muchas personas, como el caso de esta señora, sufren del "síndrome del plato vacío"; esa sensación de necesidad de terminar toda la comida que queda en el plato, aunque uno ya esté satisfecho.

Las causas pueden ser varias: la instrucción de los padres cuando uno era niño de terminar toda la comida para "no quedarse enano", "poder comer postre" o "no ser castigado"; el no querer desperdiciar comida, o por simple costumbre.

Lo cierto es que muchas veces este hábito, a los que pocos prestan atención, podría estar impidiendo que uno baje de peso.

El cuerpo es sabio y por lo tanto tiene mecanismos que nos indican cuando ya hemos comido lo suficiente y estamos llenos. Sin embargo, para que este mecanismo hormonal nos haga darnos cuenta cuando ya estamos satisfechos, es necesario comer despacio, masticar de manera pausada, y prestar atención a cada bocado que uno da.

Sin darse cuenta, uno podría estar consumiendo calorías de manera innecesaria por querer terminarse todo el plato, o por estar comiendo muy rápido, sin notar cuando ya se está satisfecho.

Ciertos consejos pueden ayudar a evitar el mal hábito del "plato vacío", y así lograr bajar de peso.

1. Para no desperdiciar comida, es mejor utilizar tazas y cucharas medidoras. Así uno se puede servir la cantidad de alimento adecuada para evitar subir de peso.

2. No poner fuentes de comida en la mesa. Esto hace que uno se sirva una y otra vez, sin darse cuenta la cantidad real que está consumiendo. Es mejor servir la comida en las porciones adecuadas.

3. No obligar a los niños a terminarse la comida. Hay que entender que la capacidad gástrica de un niño es mucho menor que la de un adulto, por lo tanto no se puede pretender que consuma la misma cantidad de comida. Asimismo, el cuerpo del niño le indica cuando ya está satisfecho y no debe comer más. Por último, es importante recordar que la niñez es una etapa crítica en lo que se refiere a formar hábitos saludables de alimentación. Por lo tanto, hay que evitar obligar al niño a comer de más, o crear tensión a la hora de alimentarse, pues en un futuro pueden desarrollar rechazo a los alimentos, e incluso presentar trastornos de alimentación.

4. Disfrutar de las comidas; debe ser un momento para compartir, libre de distracciones y tecnología (televisión, celulares, computadora, etc.); pues además de aprovecharlo como un tiempo para estar con familia o amigos, el hecho de comer pausado permite al cerebro identificar el momento en que uno ya está satisfecho.

Escribir un comentario