¿Qué tan importante es pesarse?

Sin comentarios Buen bocado - 25/04/2018 - 4:39 PM

shuttersee4tock.jpg

Para la mayoría de personas el peso es el mejor indicador para saber si una dieta está haciendo efecto. Es común emocionarse al subir a la balanza y ver un dígito menos. Sin embargo, muchos se sorprenden cuando, a pesar de seguir un plan de alimentación riguroso, y una intensa rutina de ejercicios, los números en la balanza no cambian, o por el contrario, aumentan.

Para poder entender esta situación, les pongo un ejemplo. Imaginen a dos hombres de la misma edad y de la misma altura. El primero es un fisicoculturista, mientras que el segundo es una persona sedentaria y con sobrepeso. Ambos se suben a la balanza, y ¡pesan lo mismo! Sin embargo, el fisicoculturista cuida su alimentación y hace una buena cantidad de ejercicios, a diferencia del hombre sedentario. Acá nos damos cuenta de que el peso no siempre es un buen indicador del estado de salud. Por otro lado, hay que tener en cuenta que el músculo pesa más que la grasa, por lo tanto aquellos con mayor masa muscular tienden a pesar más.

Por este motivo, hay otro indicador que resulta más preciso cuando uno quiere ver la efectividad de la dieta y los ejercicios. Se trata de la composición corporal. Es importante saber que nuestro peso incluye todo: grasa, músculo, huesos, sangre, agua, y órganos. Si analizamos la composición corporal, vamos a saber qué porcentaje de nuestro peso corresponde a grasa, y cuál a músculo.

Esto se puede medir utilizando aparatos de bio-impedancia eléctrica (que usualmente los tienen los gimnasios, y algunos nutricionistas), o también a través de la medición de pliegues cutáneos (que lo realizan nutricionistas especializados en el área). También es útil tomar otras medidas, como la circunferencia de cintura y cadera.

Para tener un buen estado de salud, es importante que nuestro porcentaje de grasa y de músculo sean los óptimos. Hay estándares que indican cuáles son los porcentajes de grasa y músculo ideales para hombres y mujeres.

Tener una alta cantidad de grasa corporal (sobre todo la que rodea a los órganos) es un factor de riesgo para desarrollar enfermedades del corazón y diabetes. Por lo tanto, nuestro objetivo al hacer dieta y ejercicios no debe ser pesar menos, sino más bien, disminuir el porcentaje de grasa y aumentar la masa muscular. Para lograrlo, es indispensable estar guiado por un nutricionista, quien se encargará de diseñar un plan de alimentación para alcanzar dichos objetivos. Asimismo, la rutina de actividad física debe incluir una combinación de ejercicios cardiovasculares y de resistencia.

En otras palabras, el número que aparece en la balanza no refleja nuestro estado de salud. Hay que enfocarse más bien, en la composición corporal, dando énfasis a la cantidad de grasa y músculo que deberíamos tener. Es probable que una persona suba de peso al aumentar masa muscular, pero esto no implica que la persona tenga sobrepeso necesariamente.

Lo importante es siempre ser monitoreado por un nutricionista, quien va a poder determinar qué ajustes hay que hacer en la alimentación y en la rutina de ejercicios, para lograr una composición corporal adecuada, y sobre todo, un buen estado de salud.

Escribir un comentario