Metas saludables para el 2018

Sin comentarios Buen bocado - 09/01/2018 - 4:04 PM

dieta.jpg

No hay mejor manera de empezar el año que teniendo en mente nuestras metas y propósitos para este nuevo comienzo. A continuación algunas recomendaciones para arrancar este 2018 de la manera más saludable, (y para mantenerlas a lo largo del año):

1.- Tomar desayuno: Luego de varias horas de ayuno (que pueden llegar a ser entre 8 y 10) el cuerpo empieza a necesitar nuestro principal combustible y fuente de energía: la glucosa. Al omitir el desayuno se desencadena una serie de cambios hormonales para permitir al cuerpo conseguir glucosa. Esto repercute negativamente en nuestra salud. La primera comida del día te permite tener un rendimiento físico e intelectual óptimo, controlar tu peso, evitar la deficiencia de nutrientes y tener la energía necesaria para el resto de la mañana. La falta de tiempo no es excusa para no tomar desayuno. Existen alternativas fáciles, rápidas y nutritivas. Invertir un tiempo cada mañana para tomar desayuno, equivale a invertir en tu salud.

 

2.- Beber abundante agua: esto ayuda a tener una correcta digestión, evita el estreñimiento, previene la formación de piedras en el riñón, mantiene la piel hidratada, regula la temperatura corporal, lubrica las articulaciones, entre otros. Ingerir líquidos durante el día es indispensable para evitar la deshidratación. Pero, además, consumir frutas y verduras nos permite mantenernos frescos e hidratados por su alto contenido de agua. Otra buena opción es preparar aguas saborizadas mezclando agua fría, hielo, trozos de frutas y hierbas aromáticas. Lo recomendable para un adulto saludable, es beber un promedio de 2 litros de agua al día, especialmente en verano.

 

3.- Dormir lo suficiente: la privación de sueño repercute en el funcionamiento normal del cuerpo y puede traer ciertas consecuencias metabólicas. Diversos estudios demuestran que la falta de sueño se relaciona con un menor gasto de energía, un aumento del apetito, una reducción de la actividad física, e incluso una mayor predisposición a desarrollar obesidad y diabetes tipo 2. Lo recomendable para evitar este tipo de consecuencias es dormir de 7 a 8 horas por noche.

 

4.- Cocinar en casa: sin duda tenemos los mejores restaurantes del mundo, y la disponibilidad y acceso a la comida preparada se ha vuelto cada vez más fácil. Sin embargo, debemos procurar cocinar en casa, con ingredientes naturales, poca grasa, aprovechando la gran variedad de alimentos frescos que se encuentran en el mercado, y siempre controlando las porciones. No está mal salir de vez en cuando a comer afuera, pero la comida hecha en casa es, definitivamente, la más saludable.

5.- Trabajar en el bienestar físico y mental: la mejor manera de conseguirlo es a través del ejercicio. Aunque parezca contradictorio, el ejercicio intenso aumenta los niveles de energía y reduce el agotamiento durante el día, pues al realizarlo, se incrementa la velocidad del metabolismo y la producción de un químico cerebral llamado dopamina, el cual evita el cansancio. Además, mejora el estado de ánimo, ya que el ejercicio físico estimula la producción de endorfinas, químicos naturales que se producen en el cerebro, y que son los responsables de generar sensaciones de felicidad y bienestar, y de aliviar los dolores y el malestar. Se recomienda realizar un mínimo de 150 minutos semanales de ejercicio para mantener un peso saludable y sentirse bien.

¡Feliz 2018! Y que este nuevo año venga recargado de mucha salud.

Escribir un comentario