¡Cuidado con los pseudo-nutricionistas!

Sin comentarios Buen bocado - 24/01/2018 - 10:27 AM

nutric324532.jpg

Cada vez que prendo el televisor no me sorprendo al encontrar a alguna conocida figura de la farándula dando un milagroso y tentador consejo para bajar de peso. También se me hace familiar escuchar a un entrenador en el gimnasio recomendar la cantidad de porciones y tipo de alimentos que debe comer su alumno. Presenciar a dos amas de casa en el supermercado, hablando de la "dieta détox" para el verano se me hace bastante común.

Vivimos en una etapa en la que queremos alcanzar objetivos en el menor tiempo posible y con el mínimo esfuerzo. La información en nutrición abunda en todo tipo de medios, y prácticamente se asume que cualquier persona está calificada para dar un consejo nutricional.

Cuando uno tiene una dolencia acude al médico, pues es el profesional calificado para diagnosticar y tratar los síntomas. Si se trata de una construcción, se consultará con un arquitecto y con un ingeniero. Entonces, ¿Por qué cuándo respecta a temas nutrición, cualquier consejo es válido, venga de quien venga?

Nuestro cuerpo no es un objeto, y nuestra salud merece respeto. El nutricionista es el profesional, que se ha capacitado la cantidad de años necesarios, para poder recomendar, asesorar, y educar en temas de nutrición y  tratamiento de enfermedades relacionadas a la alimentación.

Para reconocer a un verdadero profesional en nutrición, es importante averiguar su formación académica y sus credenciales. Aquellas personas que solo han seguido breves cursos sobre coaching en nutrición y afines (que generalmente son online), no tienen el mismo nivel de conocimiento que un Licenciado en Nutrición y Dietética, quien ha estudiado por lo menos 5 años, y quien no solo es capaz de diseñar un plan para bajar de peso, sino también de tratar fisiopatologías relacionadas a la alimentación, o tratar a pacientes hospitalizados que requieren de nutrición enteral o parenteral (alimentación artificial).

Lo que hay que entender es que cada cuerpo funciona diferente y por lo tanto, no se puede generalizar. No es adecuado recomendar lo mismo a un niño, que a una embarazada, a un anciano, a una persona diabética o a un atleta.

Por otro lado, hay que entender que no existen los métodos milagrosos para bajar de peso. Toda meta se alcanza con esfuerzo y perseverancia. El plan a seguir debe ser uno diseñado por un nutricionista profesional, que incluya alimentos de todos los tipos, en las cantidades adecuadas según la edad, la condición física y fisiológica, el nivel de actividad, entre otros, y que además asegure un adecuado aporte de nutrientes que evite las deficiencias nutricionales a largo plazo.

Mi consejo es que sean críticos con la información nutricional que escuchan. Cuestionen la credibilidad de la información en función de la fuente de donde proviene. ¿Cuál es el nivel de entrenamiento en nutrición de la persona que aconseja? ¿Tienen la capacidad profesional para dar estas recomendaciones? Los licenciados en Nutrición y Dietética son los únicos profesionales de la salud regulados y capacitados para brindar asesoramiento nutricional. Como dice el dicho, "zapatero a sus zapatos", que con la salud no se juega.

Escribir un comentario