Llega la Navidad, ¿adiós dieta?

Sin comentarios Buen bocado - 20/12/2017 - 12:35 PM

navidad.jpg

No todo está perdido. Muchos de los alimentos que consumimos durante las fiestas tienen numerosas propiedades nutritivas si sabemos consumirlos de forma adecuada.

Acá algunos consejos para sobrevivir a la Navidad sin engordar todo lo adelgazado para el verano:

Inicio ligero. La mayoría de aperitivos tienden a ser calóricos y grasosos. No tiene sentido sobrepasarse con las calorías antes de iniciar la cena navideña. Elige opciones con bajo contenido de grasa, como bastones de verduras con un dip de yogurt descremado, brochetas de vegetales a la parrilla o galletitas integrales con queso bajo en grasas.

La mejor parte. El pavo, al ser de carne blanca, se caracteriza por tener bajo contenido de grasa. Además, aporta proteínas, vitaminas del complejo B y minerales como Hierro, Fósforo, Potasio y Selenio. Lo ideal es cocinarlo al horno o hacer un asado y utilizar aderezos con muy poca grasa. Lo conveniente es consumir la pechuga, pues es la parte más magra del pavo. Además, es recomendable retirar la piel, ya que es el área que concentra la mayor cantidad de grasa. Para que tengas una idea, 100 gramos de carne oscura de pavo con piel tienen 230 calorías aproximadamente, mientras que 100 gramos de pechuga de pavo sin piel, con un aderezo bajo en grasa, aportan 160 calorías, ¡una gran diferencia!

Buena compañía. Lo ideal es que la guarnición no cubra más de un cuarto de tu plato. Un acompañante común es el puré de camote, un alimento muy calórico por su elevado contenido de azúcar. Una opción más saludable es cocinar el camote en el horno para que conserve la mayor cantidad de nutrientes, y consumirlo entero y con cáscara. También puedes elegir algún tipo de arroz o fideos, pero procura no combinarlos. Lo ideal es servirse un solo tipo de guarnición, pues la mayoría de estas contienen una importante cantidad de carbohidratos. Además, los vegetales no deben faltar en tu plato, pero cuidado con las ensaladas con mayonesa o con aderezos cremosos, pues podrían ser la causa de los kilos de más después de las fiestas.

Dulce elección. Es difícil resistirse a los dulces navideños, pero hay maneras de reducir las calorías al momento de prepararlos. Utilizar leche descremada en lugar de leche evaporada o edulcorantes naturales en vez de azúcar, son opciones que disminuyen el contenido calórico de los postres. Alternativas aún más saludables son las frutas frescas o al horno con especias como la canela. Recuerda que el panetón, el chocolate caliente y los postres con crema son altamente calóricos, pero si no puedes resistir la tentación, lo importante es controlar las cantidades.

Brindis responsable. Trata de evitar los cocteles y optar por bebidas con menos calorías y más beneficios. Un ejemplo es el vino tinto que ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer, protege el corazón y reduce la inflamación gracias al antioxidante resveratrol. Lo importante para gozar de sus beneficios es tomarlo con moderación. Expertos de la Clínica Mayo recomiendan que las mujeres beban hasta 5 onzas (148 ml) de vino al día y los hombres un máximo de 10 onzas por día. Para darte una idea, 100 ml de vino tinto tienen 65 calorías, mientras que 100 ml de Whisky tienen 244 calorías. ¡Tú eliges!

Lo importante durante las fiestas es mantener el equilibrio. Recuerda que existen alternativas que te permitirán cuidar tu peso y tu salud.

A todos mis lectores, solo me queda agradecerles y desearles una Feliz Navidad, y que el próximo año esté lleno de mucha salud!

Escribir un comentario