Alimentación saludable para el adulto mayor

Sin comentarios Buen bocado - 09/08/2017 - 2:23 PM

alid4ment.jpg

El adulto, según la Organización Mundial de la Salud, es aquel que se encuentra entre los 18 y los 64 años, mientras que a partir de los 65 años, ya se considera como adulto mayor.

Durante la adultez, las funciones biológicas están en su máximo funcionamiento, hay energía y resistencia física. Conforme avanzan los años, el adulto mayor experimenta cambios biológicos, psicológicos y sociales. Ciertos cambios físicos, como problemas para masticar, disminución del apetito y pérdida de masa ósea y muscular, pueden originar desnutrición.

Para evitarlo, es necesaria una alimentación completa, balanceada y variada y la práctica de actividad física de bajo impacto. Se recomienda consumir a diario cereales integrales, carnes blancas (pollo, pavo, pescado), lácteos, grasas insaturadas, frutas y verduras variadas y abundante agua (2 litros diarios) para evitar la deshidratación.

Un aporte adecuado de calcio (2 - 3 tazas de leche o yogurt al día) previene la osteoporosis, mientras que el consumo de alimentos ricos en hierro (carnes, pollo, pescado, vísceras) evita la aparición de anemia, además de contrarrestar la pérdida de masa muscular por su importante contenido de proteínas y zinc. Asimismo, los alimentos ricos en grasas insaturadas (palta, aceitunas, pescado, frutos secos) previenen las enfermedades cardiovasculares.

La actividad física también juega un rol muy importante en la buena salud del adulto mayor.

Tener un estilo de vida saludable durante la adultez permitirá lograr prevenir la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles y gozar de buena salud durante la vejez.

Recomendaciones generales

  • Consumir alimentos ricos en fibra (frutas y verduras crudas y cereales integrales) para mejorar la digestión y disminuir el colesterol.
  • Consumir pescado 2 veces por semana, como mínimo.
  • Disminuir el consumo de té y café, pues tienden a deshidratar y alterar el sueño.
  • Evitar el consumo excesivo de sal y aumentar el uso de especias y hierbas aromáticas.
  • Limitar el consumo de alimentos con alto contenido de grasas saturadas y azúcares.
  • No fumar y evitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Lavarse bien las manos antes de ingerir alimentos para evitar infecciones.
  • Preferir técnicas de cocción con poca grasa: plancha, vapor y asado.
  • Comer 5 veces al día y establecer horarios para cada comida.
  • Consumir alimentos de consistencia blanda si tiene problemas para masticar.
  • Realizar actividad física regular, como caminar, nadar o bailar.

Escribir un comentario