Cómo evitar la ganancia de peso en la oficina

Sin comentarios Buen bocado - 03/05/2017 - 3:45 PM

obes.jpg

Estar todo el día trabajando en la oficina, sentado frente a la computadora, puede conllevar a la ganancia de peso. Los malos hábitos de alimentación sumados a la poca actividad física durante la jornada laboral podrían ser los culpables de esos kilos de más.

A continuación te dejo algunos consejos para evitar que esto ocurra.

Ensalada y algo más: Lleva todos los días ensalada a la oficina. Los vegetales al ser ricos en agua y fibra te permiten sentirte lleno sin sobrepasarte con las calorías. Lo recomendable es llevarte para el almuerzo una buena porción de ensalada que incluya distintos vegetales, e irla variando durante la semana. El aderezo también debe ser bajo en calorías, por eso, evita las salsas cremosas y opta por el jugo de limón, las especias, el aceite de oliva y el vinagre. Además de la ensalada, es recomendable llevar un almuerzo que incluya una fuente de proteína magra (pollo, carne de res, pescado, pavo, etc.) y una fuente de carbohidratos, de preferencia integrales (arroz, cereales, papa o camote con cáscara, etc.). Evita comer en la calle, pues generalmente los platos que se venden tienen una alta cantidad de grasas y carbohidratos.

Camina y usa escaleras: el problema de estar todo el día sentado es la falta de actividad física. Por eso, si trabajas en un edificio, no tomes el ascensor, usa las escaleras. Y si vives relativamente cerca a tu centro de trabajo, lo más recomendable es que vayas caminando o en bicicleta. De esta manera cuidarás tu peso y tendrás energía para el resto del día.

Elige los snacks adecuados: generalmente a la mitad de la mañana uno empieza a sentir hambre y comete el grave error de comprarse algún piqueo en la máquina expendedora o en el quiosco más cercano. El problema con los alimentos empacados como las papitas fritas o las galletas con relleno, es que generalmente vienen cargados de grasas, azúcares y sodio, lo que los hace muy calóricos y poco saludables. Por eso, lo recomendable es que elijas opciones como frutos secos (maní, pecanas, nueces, pistachos, etc.), yogurt descremado o una fruta. Así calmarás tu sensación de hambre y evitarás consumir demasiadas calorías.

Carga una botella de agua: las gaseosas y bebidas envasadas tienen una gran cantidad de azúcar. Lo mejor es tener una botella de agua reusable, e ir tomando sorbos durante el día. Lo bueno del agua no solo es que es libre de calorías, sino que además hace que uno se sienta lleno, y así uno no come de más durante el día. Evita los jugos envasados, las gaseosas y los cafés con crema, pues son bebidas que, por su alto contenido de calorías, te harán subir de peso.

No hay razón para descuidarse durante la jornada laboral. Lo importante es tener en cuenta estos consejos para evitar esos malos hábitos que muchas veces nos impiden perder los kilos de más que tanto cuestan bajar.

Escribir un comentario